HOY ES UN DIA ESPECIAL

Y como mujer, profesional del Derecho y empresaria, que llevo ya más de TREINTA AÑOS CON LA TOGA PUESTA, y dirigiendo mi propio despacho profesional, es un momento para REIVINDICAR NUESTRO PUESTO EN TODOS LOS LUGARES A LOS QUE NO HEMOS PODIDO ACCEDER TODAVIA.

Mi primer juicio fue un accidente de tráfico. Iba ilusionada. Me tocó un Juez de avanzada edad que al verme entrar con aquella toga que me quedaba tan grande (para encontrar un toga corta había que buscar en lo más profundo, porque debían pensar en el Colegio que mediamos medio metro más), nada más sentarme en el estrado me preguntó: ¿Es usted abogado?. Me dije, mal empezamos si la primera pregunta es esta. Sonriente le contesté, si Señoría, sino no me sentaría aquí. Me preguntó qué edad tenía, y al decírselo me dijo, que joven es usted. Me deseó mucha suerte en la profesión y me dijo que no me preocupara, (me daba su protección en mi primer juicio, como la protección que dan los mayores a los principiantes). El Juez era hombre, el Fiscal era hombre y el Letrado contrario era hombre.

Hoy, esta estampa YA NO EXISTE, porque lo normal es que haya más mujeres que hombres en las sedes judiciales, tanto en estrados, como en las secretarias, como en las fiscalías, etc. La MUJER es prácticamente mayoría, eso sí, en la foto del Tribunal Supremo, en la del Tribunal Constitucional y en la de las Audiencias, no ha pasado el tiempo y sigue habiendo MAYORIA DE HOMBRES.

Hace años, cuando comenzó la I Cumbre de Mujeres Juristas en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (Creada por la primera Decana del Colegio, Sonia Gumpert, y de las que no me he perdido ni una), se trató, como no podía ser de otra forma, del efectivo veto que existía para el acceso de la mujer a puestos directivos y ejecutivos en las grandes empresas, y si había que instaurar o no un sistema de cuotas.

Yo me negaba a tener que admitir que de forma obligatoria se tuviera que imponer el facilitar el acceso de las mujeres a puestos directivos. Ya nos habíamos ganado ese derecho, ya habíamos demostrado que valemos y que podemos estar en lo más alto, que podemos gobernar estados, ser unas científicas brillantes, ser las primeras junto con los hombres (hombres que deben ser nuestros compañeros, nuestros aliados, nuestros amigos y nunca competidores). Años después, viendo la realidad, aquella idea me la he cuestionado, tras oír tantos testimonios y realidades de los palos que se ponen en las ruedas del carro de la mujer.

Desde la I Cumbre, y en eso no he cambiado, sino que me ratifico y confirmo, he venido diciendo siempre que sin la EDUCACION no vamos a llegar a buen puerto. Una educación que ponga por encima de todo los valores de la IGUALDAD Y EL RESPETO. Y ello, porque años después, somos testigos de cómo ha aumentado el control de los chicos sobre las chicas, a través sobre todo de las redes sociales.

Una realidad, la de las comunicaciones digitales, internet y redes sociales, en la que viven inmersos nuestr@s jóvenes el día a día. Las estadísticas demuestran situaciones de maltrato hacia las chicas en edades cada más tempranas y eso hay que prevenirlo y la única forma de hacerlo es DESDE LA MAS TIERNA INFANCIA.

Los padres, los familiares, educadores, todos, tenemos un deber hacia nuestros pequeños, para que desde el primer día, escuchen de nuestras bocas frases de respeto entre hombres y mujeres, frases de igualdad, de compromiso, de colaboración. Los pequeños detalles son importantes.

Por lo tanto, HOY, DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER, unamos nuestras voces, las de MUJERES Y HOMBRES, POR LA EFECTIVA IGUALDAD Y EL RESPETO, DESDE LA EDUCACION EN PRIMER LUGAR Y EN EL DIA A DIA DE LA VIDA DE TODOS.

Related posts

Leave a Reply